» FALTA MUCHA TETA «

Después de haber amamantado durante años ha cambiado mi visión de los más pequeños. Ahora me pasa que cuando veo a niños de dos, de tres, de cuatro años o incluso  más llorar o sufrir por algo, siempre pienso ¡pobre, le falta la teta!

La mejor herramienta de consuelo que la naturaleza ha diseñado y perfeccionado durante miles de años para nuestras criaturas.La más cálida, la más barata, la más sencilla, la más pórtatil, la más nutritiva, ¡la más perfecta!

Cuando un niño tiene sueño y no consigue conciliarlo: bastaría con unos minutitos de teta, el hipnótico ideal. Cuando una niña se da un golpetazo y se hace una herida: el mejor analgésico de efecto instantáneo. Cuando un chavalillo sale cansado de la escuela infantil: la mejor merienda.

Cuando a una niña le sube la fiebre y comienza con anginas: el refuerzo instantáneo para sus defensas. Cuando están estresados, cuando están relajados, cuando quieren comunicar y cuando quieren desconectar del ruido, para jugar, para reir…La teta sirve para todo esto y mucho más. Es una pena que la mayoría de madres desconozcan lo fácil y placentero que es criar a un niño durante los cuatro o cinco primeros años de vida con la teta.

Sonrío cuando veo– afortunadamente cada vez son más- a niños y niñas corriendo, hablando y tomando teta libremente en el patio del colegio, en los parques, en los autobuses…Pero todavía falta mucha, mucha teta.

FUENTE: » El parto es Nuestro »

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Etiquetas:

2 comentarios en «» FALTA MUCHA TETA «»

  1. No he podido evitar colgar esta reflexión. ¿ Cuantas veces estas mismas palabras han salido en nuestras conversaciones de mamas lactantes ? Me he sentido muy identificada con estas palabras.

  2. Durante unos dias me sentí muy indignada, porque una persona muy cercana a mi,criticó duramente mi manera de dar teta.Sentia una impotencia cuando intentaba explicarle que es mucho mas que alimento y que a la vez me garantizaba tener suficiente leche.Me trato de loca directamente,me decia que le diera ya de comer y si tenia sed agua y manzanilla.Al final me dio pena porque ella no amamanto a sus hijos, precisamente por espaciar las tomas y dar biberones,por lo tipico de que se quedan con hambre.Se ha pasado el tiempo con ellos enfermos,y sin el apego que la lactancia,el colecho,los brazos y atender a tu hijo cada vez que te reclama te dan.Que triste.Con lo facil que es calmarles, dormirles,quererles, con teta.

Deja un comentario