Hablemos del Apego…

Antes de empezar mi hijo  el cole leí en diferentes sitios la importancia del Apego para una mejor adaptación a esa nueva etapa. Ya había leido algunas definiciones sobre el apego, el vínculo y casi todo el mundo más o menos vienen a decir lo mismo: es el vínculo que se establece entre el niño y el adulto de referencia los primeros años de vida. Esto se manifiesta a través de; sonrisas, miradas, echarle los brazos y sobre cuando busca tranquilidad es la persona con la que lo consigue.

El apego tiene una finalidad muy importante que es ayudarle en su evolución proporcionándole seguridad y así lograr su autonomía. Este mecanismo contribuye a su protección mientras es pequeño, y le irá ayudando a ir pasando de los grados altos de dependencia del adulto a otros de mayor dependencia de sí mismo.

Cuando doy este argumento al verme con mi niño de tan sólo 9 meses siempre en brazos, a la teta o colgado del portabebés, la gente no entiende que hay que pasar así los dos primeros años de vida que es cuando más te necesitan y luego ellos solos aunque tú quieras cogerlos en brazos te van a dar muestras de que no quieren.

Según se refleja en un libro que estoy leyendo ahora, los procesos emocionales relacionados con los vínculos se crean hasta los 2 años y constituyen las bases para la formación de la personalidad. Sólo tenemos dos años para favorecer la creación de estos procesos emocionales y sólo 16 semanas de baja maternal, muy coherente esto no parece, pero el tema de la baja maternal y paternal creo que da para redactar otro post.

Si os apetece profundizar más leyendo autores sobre el Apego, yo os recomiendo: desde las teorías psicológicas a Bowlby, Maslow y Ainsworth.

En próximos post comentaré la clasisificación que hijo Ainsworth sobre los tipos de apego.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Etiquetas:

1 comentario en «Hablemos del Apego…»

  1. ¡Yo no entiendo qué problema tiene la gente con coger a los niños! Estoy de la frasecita: «que luego se acostumbran» hasta las narices. ¡¡Yo quiero que mi hijo se acostumbre a mis brazos!!

Deja un comentario