No me maltrates soy un niño!!!!

Esta es una de las frases que no pensamos que un niño nos puede llegar a decir, pero que otros colectivos como mayores o mujeres si.

¿Por qué ocurre esto? en esta sociedad que tanto habla de los derechos del niño, que tienen hasta un día asignado de los doscientos mil que hay, luego en la realidad aunque no se exprese públicamente la mayoría de las personas justifican «el cachete» como forma de castigo. Cuando tú, como persona que no crees en los castigos comentas algunas cosas que dice Rosa Jové en su libro «Ni Rabietas ni Conflictos» como: el castigo es siempre un fracaso del educador o que exigimos a nuestros hijos lo que no les enseñamos, la gente piensa que eres una listilla y que un cachete a tiempo a todos los niños le viene bien… Si estas dos últimas frases te las dice alguién, tiene muchas papeletas para llegar a pegar a sus hijos.

El otro día en el cole de mi niño, la jefa de estudios con la que tengo cierta confianza nos dijo a su padre y a mi algo que me llamó la atención, más que nada porqué viene de boca de una educadora.

La cosa es que mi hijo de casi 3 años por las tardes le cuesta un montón ir al cole y según ella se  hace el remolón (se engancha a mi pierna, no se quiere poner en la fila, dice que se quiere ir a casa…) pero cuando le convenzo que lo va a pasar bien, que mamá va  a estar al lado del cole viéndole… al final pasa sin más aunque esto me cueste 10 minutos. Pues la respuesta de esta profe fue, que mi hijo es muy cabezón y que tenemos que darle «más candela» que son muy importantes los límites. Al decirme esto me dejó muerta… como si mi hijo no supiese lo que está bien y lo que está mal ( que yo sepa a ella que le intenta meter a la fuerza no la ha escupido nunca, por ejemplo) y dándole connotaciones negativas a que sea cabezón. Entre risas yo la dije que mi hijo es muy cabezón, sí pero que cuando se pone a hacer un puzzle lo termina, cuando no se quiere ir a dormir te da su razón por la que no se quiere ir… todo esto nos  obliga día a día a tener que razonar con él y explicarle el por qué de las cosas. Que los días son más difíciles que si mi hijo obedeciese de forma incondicional, pues SI, no lo voy a negar pero creo que el favorecer su capacidad crítica desde edades tempranas puede ayudarle enormemente cuando llegue a su vida adulta.

Después de escribir esto he seguido buscando info y he entrado este blog que tiene más de un artículo interesante http://nomemaltrates.blogspot.com/

Espero que os guste y compartamos experiencias que seguro que a tod@s nos han pasado

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario